TERREMOTO

Todosnuestrosmuertos

Acabo de concluir un ciclo sísmico que se está liberando compulsiva y  repentinamente. Mis materiales  internos se desplazan, buscando el equilibrio,  desde situaciones inestables que son consecuencia de las actividades  vividas, omitidas y erradas

Las sacudidas y seísmos se producen debido a la liberación de energía acumulada en la deformación gradual de los principios, todo ello en el curso de una reorganización brusca de métodos y planteamientos vitales.  El terremoto está servido, teniendo el epicentro en toda mi corteza humana.

Lo del hipocentro es otro cantar,  sigo investigando la zona interior profunda donde se origina, sin resultados visibles hasta ahora.

La inestabilidad sísmica permanece, me recomiendan los expertos prudencia y, sobre todo,  mucha paciencia. 


Si no hay muchos destrozos, tal vez pueda hacer algo...

11 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza es una crónica tu relato de un terremoto humano, muy original y bueno. Me ha gustado ese paralelismo entre terremoto y sentimientos humanos.

Un abrazo.

montse dijo...

Pues como el personaje tenga la paciencia que yo, está listo. Menos mal que es un fin de ciclo. Lo has contado de una forma preciosa.

Anónimo dijo...

tal vez pueda hacer algo...., seguro que si.
mucha paciencia.....en casos de terremotos es fundamental, pero no es sinónimo de no hacer nada, o si,
Me gusta el relato.
Para mi lo fundamental ante un terremoto sea del grado sismico que sea son los cimientos, si son buenos, la mitad del terremoto esta solucionado.......y los hay.
me gusta el relato.

amp

Rosa dijo...

Los terremotos suelen remover todo,
dejan tras de si ruinas...Lo bueno es que despues de recoger los cascotes se puede construir de nuevo y siempre suele ser mejor lo que se hace, pues los cimientos se entierran más profundos.

Esperanza, estás que lo tiras!!!

Besos desde el aire

El hereje dijo...

Si abres la boca lo suficiente delante de un espejo puede que veas el magma efervescente en tu interior. Lo negativo que se genera en el corazón acaba instalándose muchas veces en el estómago.

¡Saludos!

Elysa dijo...

Paciencia y sobre todo recoger los pedazos y volver a recomponer de nuevo...

Besos

Pablo Gonz dijo...

Yo, que vivo en tierra de terremotos (exteriores, digamos) puedo contarte que estos sismos (como se llaman aquí) tienen una repercusión inmediata en el interior de las personas. Valdivia sufrió en 1960 el mayor terremoto de la historia. En la gente aún se notan los efectos.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

ESPERANZA dijo...

NICOLAS gracias por tu generoso comentario. Yo creo que todos los fenómenos de la naturaleza están reflejados de un modo u otro en nuestro interior.

Un abrazo,

MONTSE gracias, no hay nada como sentir algo para describirlo con exactitud.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

ANGEL me alegra que te haya gustado. Espero que tengas razón en lo de los cimientos, porque a veces las sacudidas son tan grandes que tengo la sensación que no hay cuerpo que lo resista.

Ya me conoces, tal vez pueda hacer algo...

Un besote,

ROSA, corazón, espero que mi terremoto deje definitivamente en ruinas lo que solo servía para hacer daño. Lo bueno lo reconstruiré poco a poco, golpe a golpe y verso a verso.

Un abrazote,

ESPERANZA dijo...

HEREJE lo negativo se instala en todos los rincones en cuanto bajas la guardia. A algunos nos sale el magma por las orejas.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

ELYSA es el juego de la vida, caerse y levantarse, lo importante es que la herida en cada caída no sea demasiado profunda.

Un abrazo

PABLO somos parte de la tierra, cuando ésta se agita y se convulsiona, sus ondas nos hacen temblar durante generaciones.

Un abrazo fuerte,