VUELTA AL COLE


Javier Jaen

No hay cosa que más me desagrade que hacer maletas (será que los cambios y yo no nos llevamos muy bien) pero si encima es para volver a la cruda realidad y salir de mi bosque, la frustración adquiere un tamaño muy considerable.

Atrás dejo mi bosque…  el silencio… la calma… las puestas de sol entre los picos…las noches sembraditas de estrellas… las charlas sin prisa y con  amigos… el descanso… la vida a cámara lenta…

Delante me esperan las jornadas sin horarios…las interminables negociaciones…las agotadoras reuniones…la tensión de los juicios…los atascos… el reloj… la vida corriendo un continuo sprint…

Definitivamente, no me apetece nada la vuelta al cole, me siento igual que  un niño llorando y pataleando a la puerta del colegio para conseguir  volver a casa.

Y lo peor de todo no es eso… lo peor es que dentro de dos días ya ni siquiera recordaré haber estado de vacaciones.

¡Una lástima!   

14 comentarios:

XAVIER BLANCO dijo...

Cuánta razón tienes Esperanza. Pero hay que darle la vuelta, la piel tiene memoria y ese aroma a hojarasca, ese color del cielo, esa bandada de pájaros siguen ahí, en tu piel. Recurre a ella cada mañana, en cada vista, antes de entrar a sala...respira hondo, mira al contrario y..
Un abrazo

Xavier Blanco
http://xavierblanco.blogspot.com

MJ dijo...

Comparto contigo mi aversión por los cambios y las maletas.
No me extraña que te resistas a abandonar tu edénico bosque en el que dejaste olvidado el estrés y las preocupaciones.
¡Ánimo, Esperanza! :-)

Un abrazo.

Patricia Nasello dijo...

Sin embargo, estoy segura de que en la ciudad te esperan tanto buenos amigos como buenos momentos.

Un abrazo, Esperanza

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, con tu permiso voy a utilizar tu nombre otra vez en este comentario. Ten "esperanza" que verás que el tiempo pasa rápido y en cuanto puedas te vuelves al bosque porque te lo habrás ganado, pero mientras tanto, escríbenos estas historias tan bonitas.
Por cierto, ya sé que puede ser de Expediente X, pero yo lloraba cuando llegaba tarde al cole.

Un abrazo Escritora.

Adivín Serafín dijo...

Cruda realidad, pero con tu nombre acuerdate que la felicidad es una amiga de ida y vielta.

Blogsaludos

Elysa dijo...

¡Ánimo, Esperanza! piensa en lo que has disfrutado, lo llevas contigo y que pronto estarás de vuelta a tu bosque.

Besitos

montse dijo...

Esperanza; me alegro de que no las vayas a recordar dentro de dos días. Señal de que han sido buenas. ;)

Pedro dijo...

Algunos llevamos en el crudo asfalto hace más de 15 días y no veas como nos alegramos de veros volver.
No pienses mal, es por la alegria del reencuentro.

Mar Horno dijo...

Hola Esperanza. Yo también acabo de venir de vacaciones. Para colmo llueve y hace fresco. La proximidad del otoño me pone bastante tonta. Espero tener el placer de batirme contigo en la microjustas. Un abrazo.

ESPERANZA dijo...

XAVIER gracias por tu animoso comentario. Seguiré tus consejos.

Un abrazo,

MJ me reconforta compartir aversión contigo. Me repondré a la pérdida de vacaciones, no me queda más remedio, buaaaa.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

PATRICIA no lo dudes, soy muy afortunada porque disfruto de muy buenos amigos y muy buenos momentos.

Un abrazo,

NICOLAS pues si que eres un poco rarito, si, yo como he llegado tarde siempre, me parece lo más normal...(ja,ja,ja)

Gracias por tus ánimos, Escritor.

ESPERANZA dijo...

ADIVIN ya estoy integrada en la cruda realidad, me quejo mucho, pero me adapto rápidamente.

Un abrazo,


ELYSA la verdad es que las he disfrutado tanto, que me queda todavía su sabor.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

MONTSE ¿que es lo que tenía que recordar? ja,ja,ja.

Un abrazo,


PEDRO, perdona bonito pero eso se llama envidia, por cierto... no vinisteis a visitarme ¿?.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

MAR bienvenida a este espacio y a la cruda realidad del fin de las vacaciones.

Pásate cuando quieras.

Un abrazo,