TRIS, TRAS, EL ABUELO TRISTÁN

Juan Alberto 10

Vino de la mano del siglo XX envuelto en lienzos negros  por el padre que no le vio nacer, por si acaso la pena  se esfumaba le llamaron Tristán y empezó su andadura en una tierra árida y seca que siempre dio más pena que trigo.

Pronto le salió una boina negra en la cabeza que apenas se quitaba para dormir y para entrar en la iglesia como un buen parroquiano. Siempre tuvo mucho carácter, el que le dejaba la abuela, capaz de derramarle un plato de sopa caliente sobre los pantalones sin permitirle rechistar.

Cuando ya no soportaba el peso de la vida,  empezó a encorvarse y le compraron un bastón para mantenerse erguido, pero él lo iba cortando poco a poco hasta que solo veía el suelo y no el cielo y  decidió retirarse como vino, sin aspavientos, sin ruido... tris, tras, ni lo ves ni lo verás al abuelo Tristán.   

17 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, que tierno tu micro. Narras y homenajeas con gran delicadeza al abuelo Tristán.
Me ha gustado mucho.
Un abrazo Escritora.

Mar Horno dijo...

Gran homenaje al abuelo. Tus retratos son maravillosos, tiernos con el pan. Un beso.

Rosa dijo...

Jajaja Esperanza esa boina nacida en la cabeza...Me ha encantado tu relato. Triste Tristán, tan tierno...

Besos desde el aire

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Roxana Quinteros soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a roxana.quinteros@hotmail.com
Roxana Quinteros

Elysa dijo...

Que bueno retrato del abuelo Tristán. En cuatro trazos has conseguido que lo vea.

Besitos

CARLOS dijo...

Tris, tras .... hermosa descripción de una vida, aunque fuese triste, como la de Tristán. Saludos y buen fin de semana.

CDG dijo...

Me ha venido a la cabeza otra persona, con otro nombre, pero el mismo peso de la vida que tú dices, el mismo siglo XX a lomos de cada paso.
Bonito homenaje a esa gente discreta e importante. Un beso.

MJ dijo...

De cuatro pinceladas nos retratas a este abuelo tan parecido a tantos y tantos abuelos que nacieron rodeados de tristeza y hambre, vivieron una vida anodina y murieron con discreción. Pero éste se llama Tristán y su nombre lo distingue de los demás.
Me ha encantado.

Un beso.

Ximens dijo...

Este "toda una vida" del abuelo es para aplaudir. Si tengo que elegir algo lo tengo muy difícil, sea "una tierra árida y seca que siempre dio más pena que trigo".

ESPERANZA dijo...

NICOLAS me alegro que te haya transmitido ternura porque eso pretendía, hacer un homenaje a mi abuelo Tristán.

Un abrazo, Escritor.

ESPERANZA dijo...

MAR mi abuelo inspiraba el doble de de la ternura que yo he podido transmitir. Me alegra que te haya gustado.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

ROSA aunque no te lo creas es cierto lo de la boina, no se la quitaba nunca, tenia la marca en la cabeza, ja,ja.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

ELYSA perfecto, eso pretendía que lo vieras. Gracias.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

CARLOS si, una vida triste y muy dura, y a veces nos quejamos nosotros.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

CDG hay muchos abuelos Tristanes desperdigados por la geografía española. Como tu muy bien dices, gente discreta e importante.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

MJ a estos abuelos les toco vivir una época muy dura, que menos que homenajearles con nuestra memoria y nuestro cariño.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

XIMENS me alegro mucho que te haya gustado, porque te tengo por un lector exigente. La frase a la que aludes es el reflejo de la Castilla esteparia y profunda.

Un abrazo,