MALA SUERTE


Lo tenía decidido: tomó  una soga, se subió al caballo y se dirigió al bosque en busca de ese roble bajo el que había vivido tantas tardes de amor. Mientras se  colocaba la soga alrededor del cuello y la ataba a la rama, miraba el tatuaje con sus nombres y un corazón grabado en el tronco. Pinchó la grupa del caballo y éste salió despedido dejándole colgado de la rama. Tras unos segundos de ahogo, ésta quebró  y él cayó al suelo. Lo intentó una segunda, una tercera y una quinta vez, con igual tino, ya no tenía donde colgarse. Maldijo su suerte como tantas otras veces:  la mujer de su vida  se casó con otro; le despidieron del trabajo por falta de eficacia y  le acababan de desahuciar por no pagar el alquiler.

¡Quién sabe! ¡A lo mejor el cuarto intento  hubiera sido el bueno!

20 comentarios:

María Dolores Rubio de Medina dijo...

¡Un micro con marcha atrás! Eres una mujer con suerte... (el afortunado invento es comparable a la buena estrella del tipo de micro)

montse dijo...

Yo creo que no. La naturaleza misma parece estar en contra de su deseo de acabar. Espero que le suceda algo bueno.

Elena Casero dijo...

ostras, pobre tipo.qué mala eres.


Para la presentación no hace falta invitación, simplemente te presentas allí y nos damos un par de abrazos y besos, que ya tengo ganas.

Te llamaré


abrazos por adelantado

Puck dijo...

Mala suerte y buena estrella
Saludillos

Rosa dijo...

Simplemente no era su hora...A la muerte no le gusta que nadie haga su trabajo.
Muy bueno Esperanza.

Besos desde el aire

MJ dijo...

Evidentemente no era su hora.
Tal vez la vida le dé otra oportunidad. ¡Quién sabe!

Un abrazo.

XAVIER BLANCO dijo...

Esperanza, amor y muerte, bonita combinación.
La muerte es así de caprichosa, y nunca viene cuando la esperas.
Lo malo es como acabó la historia:
"de regreso a casa, cabizbajo, nublado de preocupaciones, el aullido del viento incomodó al animal, que nervioso inició un galope desesperado. Perdió el equilibrio, el sonido de su cráneo haciéndose añicos contra un saliente del sendero acalló la mudez del silencio. Quedó allí desleído en un charco de sangre. Dicen que en ese bosque, las noches de luna llena el espectro de un caballo vaga errante susurrando un bello nombre de mujer".
un abrazo

ESPERANZA dijo...

Mª DOLORES ja,ja,ja, no suelo tener mala estrella, no.

Un abrazo,


MONTSE pretendía que fuera humor negro puro y duro.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

ELENA, ya sabes que me gusta hacer sufrir a mis personajes ¿que le voy a hacer? a otros les da por ponerles lazos rosas.

Yo también tengo ganas ya de darte un par de abrazos, compañera, procuraré no faltar.

Un beso,


PUCK un poquito de mala suerte si que tiene, si.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

ROSA estoy de acuerdo, no era su hora y todo le dio la espalda, hasta la muerte.

Un abrazo,


MJ seguro que sí, lo que pasa que dejo pasar la cuarta oportunidad ¿recuerdas? a lo mejor era la buena.

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

XAVIER tu final está muy bien, muy poético y deja el micro redondo. El mío tan solo pretendía hacer un guiño al lector con la ironía de la oportunidad que perdió.

Muchas gracias por tu aportación.

Un abrazo,

Sergio dijo...

Tendrá que aceptarlo: a seguir viviendo.

Mar Horno dijo...

Si la muerte te da una segunda oportunidad, una tercera, una quinta, pues hay que tener cuidado con esa cuarta que queda en suspenso. Muy bueno el giro final. Me he quedado pensando un rato y se me ocurren varias posibilides. Quiero pensar que es un micro con final feliz y que la vida le dará otra oportunidad. Un beso guapa.

Torcuato dijo...

No le valieron los distintos fracasos en el suicidio como señal o aviso de que esas no eran las formas. Hay que aprender, todos los días.
Buen micro, Esperanza.
Besos

ESPERANZA dijo...

SERGIO no le queda más remedio.
Bienvenido,vuelve cuando quieras.

Saludos,


MAR pues si quieres un final feliz, ¡hágase!. Es lo bueno que tienen los micros, je,je.

Un abrazo,


TORCUATO tienes razón, nunca podemos dejar de aprender, ni cerrar los ojos ante las señales que tenemos delante.

Besos,

CDG dijo...

Siempre quedará la duda. Siempre quedarán cosas que puedan evitar el éxito, que no siempre es lo contrario al fracaso.
me ha gustado la forma y el fondo.
Un beso.

ESPERANZA dijo...

CDG un placer tanto verte por aquí como que te haya gustado lo que has leído.

Un beso,

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, es caprichosa y tentarla a veces puede provocar que se te vuelva en contra. De todas formas está no es la solución.
Me ha gustado mucho.
Un abrazo, Escritora.

Rocío Romero dijo...

Pues sí que tiene mala suerte, hasta para elegir el intento de suicidio... yo le recetaría un poco de entusiasmo vital, seguro que el pobre va y se cae del caballo :-)
Besitos
(PD. me gustó mucho Esperanza, que empiezo por el final y acabo por el principio, ayyy)

Anita Dinamita dijo...

Se ve que al pobre hombre le faltaban por aprender algunas cosas y el mundo no le dejaba apearse. Una mala suerte muy bien construida.
Abrazos