CARPE DIEM

carme r

-Son las doce horas, un minuto y quince segundos-  si lo dice mi hijo no hay duda, aunque no se lo crea funciona como un reloj suizo, ya desde pequeñito apuntaba maneras y reclamaba su biberón cada tres horas, treinta minutos y catorce segundos. Ahora sigue experimentando con el  tiempo, ¿sabe usted? avanza un mes… retrocede un año...va recogiendo recuerdos y anunciando proyectos,  ayer, no sé dónde iría pero no trajo nada,   cuando llegó se puso como loco a cavar un túnel en el jardín y ahí sigue,  llevandose las latas de conserva de la despensa. 

(Este fue el intento fallido de ReC de esta semana) 

9 comentarios:

montse dijo...

¿Un bunker casero? La idea es muy original y lo que acaba de redondear la cosa es la exactitud horaria del previsor.

MJ dijo...

Claro, sin duda había viajado al futuro.
Genial. Me ha encantado.

Un beso.

Rosa dijo...

No dice nada pero se prepara exactamente para lo que viene.

Besos desde el aire

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, cuidado con el niño que quizás está anunciando una catástrofe. Es muy original este relato de REC, juegas con el tiempo que da gusto.
Un abrazo Escritora.

Mar Horno dijo...

Muy buen micro. Ese niño parece la reencarnación de nostradamus. Me dan ganas de hacer un túnel yo también. Un beso.

Elysa dijo...

Esperanza, muy original el micro, sin decir el lector sabe lo que se avecina.

Besitos

No Comments dijo...

Como dicen por ahí, quizá deberíamos tomar nota ante lo que viene...
Un saludo indio

CARLOS dijo...

.... habrá que empezar a cavar y empezar a comprar latas...:))

ESPERANZA dijo...

Montse, MJ, Rosa, Nicolas, Mar, Elysa, No Comments y Carlos, gracias a todos por vuestros comentarios, no os podéis imaginar lo que los aprecio, pero a veces, como ahora no me da tiempo a contestaros uno a uno como merecéis.

Un abrazo apretado.