VUELVO

Athalfred

Ya estoy de vuelta de unas cortiiiiiisimas vacaciones que me han dejado la agridulce sensación de que el descanso empezaba justo cuando ellas terminaban. Me he reencontrado con mi bosque, con los amigos de siempre, con el cariño de muchos y con la intolerancia de unos pocos. He subido un escalón en el conocimiento del alma humana y bajado otro en la confianza en la especie. He desplegado nuevamente mis artes de quijote, en defensa de la verdad. Como decía Tomás Salvador en el prólogo de la Edición del Quijote de Editorial Petronio de 1965 “ Ser quijote es luchar contra los esfuerzos las injusticias, las ruindades de los poderosos; ser quijote es amar la belleza inútil, la locura bondadosa, es arriesgar la vida por salvar un niño, por arrancar una flor, por oponerse al abuso; ser quijote es mantener la supremacía del individuo frente a la masa; creer en la belleza mejor que en la utilidad y decir las verdades sin temor a las consecuencias. Por eso el Quijote es eterno. El mundo necesita este freno, esta locura; esta roca contra la corriente”

No lo puedo evitar, lucho por aquello en lo que creo, persigo a los que portan oscuras intenciones, protejo al desvalido y amo la belleza inútil: la composición perfecta para recibir palos por todos los lados. Menos mal que siempre me queda la escritura

3 comentarios:

Elena dijo...

Totalmente de acuerdo en que los Quijotes son necesarios. Alguien debe decir las verdades, alguien debe cuestionar las cosas, destapar las falsas realidades y enseñar a no tener miedo.

Elèna Casero dijo...

Bienvenida al mundo real. Yo aterricé ayer después de unas cortisssssiiiimas vacaciones que me sirvieron para desconectar, para escribir y corregir, andar por el monte y respirar a pleno pulmón.

Me ha gustado el comentario de regreso.

Un abrazo

ESPERANZA dijo...

ELENA creo que en esto siempre hemos estado de acuerdo ¿verdad? aunque no sea la forma más cómoda de enfrentarse a la vida, tal vez sea la más auténtica.

Un abrazo,

ELÈNA CASERO Bienvenida tu también, compañera, me alegro que hayas disfrutado de tus vacaciones.

Un abrazo,