APEGOS

Señorita Coca

Roque estaba firmemente pegado a la tierra,  arrastraba los pies para nunca perder el contacto con ella,  se la metía a puñados en los bolsillos e incluso se la tragaba cuando alguien ponía en entredicho que fuera suya.  Un día un hombre trajeado vino a comprársela y le ahuyentó escopeta en mano pero volvió unos días más tarde con un papel que decía: “expropiación”.

Roque empezó a comerse la tierra, primero en  pequeños terrones y luego a puñados hasta que ya no pudo tragar más. Fue inútil, los hombres de corbata plantaron encima un centro comercial y por más que buscaba, entre el suelo de asfalto y los adoquines de hormigón, los restos de la tierra que no se había comido, no encontró ni rastro de ella.

Ya nada le quedaba, era tan pobre que solo tenía dinero. Dicen que le encontraron ahogado con la cabeza sepultada entre la tierra de una maceta, con una nota en la boca que decía: "vuelvo a la tierra, no puedo vivir sin ella"

13 comentarios:

Elysa dijo...

Cuando uno se agarra a lo que ama y se lo quitan es realmente pobre, no hay dinero que calme ese apego.


Bien reflejado.

Besitos

Rosa dijo...

Era tan pobre que solo tenía dinero...Que verdad tan enorme...

Muy bueno Esperanza.

Besos desde el aire

Patricia Nasello dijo...

Terrible micro para un planeta cuya especie dominante se especializa en asfaltar bosques y selvas!

Me ha encantado leerte, Esperanza

Besos

montse dijo...

Entiérrame y no me toques- dijo Roque. (Lo siento, no he podido evitarlo :) )

Una que yo me sé dijo...

Me gustó mucho tu micro, aunque mi cerebro absurdo no logra desvincular a Roque de la imagen de Ferran Rañe en "Amanece que no es poco", y así no puede ser.

Saludos,

ESPERANZA dijo...

ELYSA si consiguiéramos amar y disfrutar sin apegos, seríamos más felices.

Un abrazo.

ROSA es que hay muchos que se creen ricos por tener dinero.

Un abrazo.

ESPERANZA dijo...

PATRICIA yo conozco muchas historias como la que he contado y muchos suicidios por despojarles de sus tierras.

A mi también me encanta verte por mi casa.

Un abrazo,


MONTSE bien podría ser el final también ¿por qué no?

Un abrazo,

ESPERANZA dijo...

UNA QUE YO ME SE bienvenida. Pues ahora que lo dices... tiene un aire a Amanece que no es poco, si señora.

Vuelve cuando quieras.

Un abrazo.

Elèna Casero dijo...

que triste y que de verdad, compañera.
Me ha gustado leerlo.

Un abrazo

Pablo Gonz dijo...

Interesante combinación de un ser muy pragmático y muy simbólico.
Un abrazo fuerte,
PABLO GONZ

ESPERANZA dijo...

ELENA son muchos los tristemente apegados a la tierra y muchos también los que matan por ella.

Una pena.

Un abrazo compañera.


PABLO me alegra que te haya resultado interesante el personaje y efectivamente lleva detrás una crítica personal y social.

Un abrazo.

Nicolás Jarque dijo...

Dura comparación entre un hombre que pierde sus raíces a la fuerza y su vuelta a ella como sea, aunque sea muerto.

Me ha gustado esa vuelta de tuerca.

Felicitaciones, Escritora.

ESPERANZA dijo...

NICOLAS ya te estaba echando de menos, bienvenido, espero que hayas disfrutado de tus vacaciones, yo estoy apurando los últimos días de las mías.

Un abrazo, Escritor.