Y LLEGAMOS A 400...


Alguien me dijo una vez que vivir de ilusiones era morir de desengaños y yo le creí. Me enseñó que esas alas con las que había nacido no me servirían para volar sino para estrellarme y dejé de utilizarlas. Mis pies aprendieron a agarrarse al suelo para no caerse.

Un día me estremecí con una mirada proyectada en el reflejo de un cristal que resultó ser la mía y mis alas se desperezaron y empezaron a reanimar este pobre corazón amordazado.

Todavía pasaría un tiempo hasta que mi aleteo consiguiera despegarme del suelo hasta que de repente, hace ya casi tres años, eché a volar y me puse a escribir.

Desde entonces no he parado de contar historias, 400 van ya y todavía no he empezado a hablar.

Sin vosotros esta aventura no hubiera sido posible y mis alas no me habrían permitido volar tan alto.

¡¡Gracias a todos!!

13 comentarios:

Rosa dijo...

Enhorabuena Esperanza, no pierdas tus alas.
Te leo desde hace poco, pero te has hecho un hueco en mi corazón.
Espero leerte durante otros 400, 500.600...

Besos y felicidades desde el aire

Anónimo dijo...

Esta vez tus alas crecieron fuertes muy fuertes, felicidades por estos 400 .....y los que te quedan.
amp

El hereje dijo...

Qué gran sensación esa de haber escrito tanto y, sin embargo, no haber siquiera empezado.

Sucede dijo...

uffff, el tiempo vuela eh?
zorionak!!
abrazos!!!

Beatriz. dijo...

Gracias a ti, por hacernos disfrutar! Animo para seguir escribiendo y desplegar tus alas. (!!)

Besos.

montse dijo...

Buen número...para empezar; ( lo digo porque da la sensación de que hay mucho más en la recámara).
Felicidades y un saludo.

Albajara dijo...

¡Enhorabuena por los 400! y espero que sólo sean los primeros de muchísimos más. Estimula mucho tus micros.

Un saludo y a seguir escribiendo.

ESPERANZA dijo...

Gracias a todos por estar ahí y por leerme.

Como decía en el post, sin vosotros no habría milagro.

Un abrazote,

Elena dijo...

¡Óle, óle y óle! ¡Es increíble! ¡Casi me alcanzas! Hoy publiqué el 450 mío. Como sigas así me adelantas. ¡¡¡FELICIDADEEES!!!

ESPERANZA dijo...

ELENA tu tienes mucho que ver en este blog, de hecho la chispa de la idea fue tuya.

Gracias y un abrazo,

Elisa dijo...

Cuatrocientas velas son difíciles de soplar. ¿Qué harás cuando llegues a mil?
Yo espero leerlos.

ESPERANZA dijo...

ELISA, pues ya veremos, pero todo se andará si las musas no se cansan y se van antes.

Por cierto, te mande un correo a través de tu blog, hace ya tiempo, tal vez no lo hayas recibido, no era importante, era un aclaratorio sobre mis orígenes zamoranos.

Un abrazo,

José Luis Martínez Clares dijo...

400... y dices que no has empezado a hablar. Pero seguro que ya has dicho mucho, como si no tuvieras los labios sellados. Saludos.