METAMORFOSIS



Seguía atrapado allí dentro, en la cueva de los duendes. Ya olía a tierra mojada como ellos, y le empezaban a picar las orejas, tal vez porque se estaban volviendo tan puntiagudas como las de los pequeños hombrecitos que se habían empeñado en convertirle en árbol. No quería mirarse para no ver esas pequeñas raíces que le asomaban por las plantas de los pies y quería creer que las hojas que le brotaban por los codos eran fruto de alguna alergia. Cuando se emocionó ante la sonrisa y aleteo de un hada y sus ojos derramaron savia ya no hubo duda.

(Nuevo intento fallido de ReC con la frase de inicio "Seguía atrapado allí dentro". Seguiremos intentándolo)

7 comentarios:

Rafa Olivares dijo...

Relato digno de llamada de lunes. Enhorabuena Esperanza.
Besos.

Miguel jiménez salvador dijo...

Muy propio, je je. No esperaba menos de la hada del bosque.
);-P
Besos escritora.

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, este micro es muy del bosque, tanto que bien podría ser un episodio que tú has presenciado.

Suerte con los bisontes.

Abrazos, Escritora.

Manuel Montesinos dijo...

Quedó atrapado pero parece que no le molestaba mucho.Bonito Esperanza. abrazos

Juan Antonio dijo...

Me parece un relato precioso. Una verdadera maravilla. Mucha suerte para el próximo, que está claro es lo único que le debió faltar a este. :)

Luisa Hurtado González dijo...

Un puro cuento, en el que la frase inicial encaja a la perfección y no se nota. Estupendo

@lorenzodrubio dijo...

Ole, ole; hermoso relato.