ACOSO



Pero ya nada sería igual en el cole sin ti. No volveríamos a compartir las bolsas de chuches, ni el cine, los sábados por la tarde. Se acabarían las risas y las burlas a Don Amancio y a sus muletillas y se esfumarían tus sueños de llegar a ser un famoso cantante de rock. No les hagas caso, la banda del móvil tiene los días contados, el director pronto tomará medidas, ya verás, te dejarán en paz. Hace frío aquí arriba y se está haciendo de noche, vámonos a casa— dije.

Entonces dio un paso al frente y se precipitó al vacío.

(Intento sin éxito de Relatos en Cadena, cada día está más difícil.)


7 comentarios:

Manuel Montesinos dijo...

Ahora creo que se abrió, inquietante esta charla en las alturas y triste situación que le obliga a lanzarse. Duro. Abrazos

Miguel jiménez salvador dijo...

Inchs! todo escuece, pero el final duele. Por el que se va y por el que se queda.
Abrazos Escritora.

Vicente F. Hurtado dijo...

Jodo... vaya final.

Carlos Díaz González dijo...

Hay dramas que solo vemos de reojo.
Un beso.

Rafa Olivares dijo...

Tremendo final a lo que parecía una tierna conversación entre niños. Digno de laureles. Enhorabuena.

Laura dijo...

Muy fuerte final para una situación tremenda. La inocencia del inicio se transforma en diálogo adulto con severas consecuencias. Muy triste que esto pueda llegar a ocurrir pero buen micro para un inicio que prometía historias muy diversas.
Besos amiga, siempre desde mis palabras.

JOSEP Mª Panades dijo...

Tremendo relato sobre una situación dramática de la que podría decirse aquello de "inspirada en hechos reales".
Un abrazo.