FE DE VIDA



Dicen por aquí que los sudarios no tienen bolsillos por eso yo procuro llevármelo todo en momentos vividos, como la caída de la tarde hoy en Estambul, no recuerdo haber visto nunca un ocaso tan bello, o jugar a ser pájaro sobrevolando la Capadocia en globo, respirando el silencio del amanecer sobre las chimeneas de las hadas, o descansar la mirada en el castillo de algodón de Pamukkale.



Viajar es renacer cada día a un nuevo horizonte, abrazar otras culturas y disfrutar de cada momento que nos regala la vida. Mis botas de caminante me han traído esta vez a Turquía y mi adicción a la escritura es la culpable de esta pequeña reseña hecha sobre la marcha para dar fe de que sigo viva, lejos, pero más viva que nunca.

8 comentarios:

XAVIER BLANCO dijo...

Bonita puesta de sol Esperanza. La memoria es un crisol lleno de instantáneas, de gentes, de miradas, de soles rayando el horizonte, de la brisa que corta nuestra cara. La memoria es nuestra munición mas preciada, el grafito de nuestro lápiz.
Hace ya demasiados años que visité Estambul, tu texto ha agitado las olas de mi memoria.


Bonito viage, bonito texto.

Un abrazo

Rosa dijo...

Me alegra de que estés viva, jeje, y que compartas esta hermosa imagen y tus palabras. Disfruta un poquito también por mi...

Besazos desde el aire

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, me alegro que estés disfrutando de Turquía, que me han ducho que es una belleza de país. Ah y de lo que más me alegro es que sigas escribiendo. Me has trasportado a Estambul en un momento.
Un abrazo Escritora.

Pedro dijo...

Has montado en globo, plantado un árbol y escrito un libro, pos ¿que te queda por hacer?

Elysa dijo...

Pues me alegro mucho, disfruta y luego nos cuentas.

Besitos

Mar Horno dijo...

Esperanza, qué envidia, de tu viaje y de tu micro. No conozco otra actividad que enriquezca más nuestras mentes, nuestros corazones, que viajar, ya sea con nuestros pies, o con nuestras mentes. Un beso. Precisoso atardecer, cerraré los ojos e imaginaré que estoy allí.

Ximens dijo...

Disfruta y tráete historias orientales.

CARLOS dijo...

Un lugar precioso para vivir la vida intensamente, espero y deseo que lo pases bien. Un saludo.