UNA CANCION POR EL TIBET



UNA CANCION POR EL TIBET

Yungchen Lhamo es sin duda la voz del Tibet. Su nombre significa Diosa de la melodía y la canción, y se lo puso un monje budista, muy acertadamente, por cierto. Decidió abandonar el Tibet en 1989, y dar a conocer al mundo tanto la música de su país, como su cultura y tambien la opresión que sufre su pueblo por parte de China.: “Antes de los chinos, el Tíbet tenía un orden social que, aunque no perfecto, era una sociedad que se cuidaba a sí misma. Llegaron los chinos e introdujeron cualidades en ese orden: el trabajo de los niños, la anti-espiritualidad, la idea de una inferioridad cultural. El problema está más allá de aquellos que públicamente se resisten y son torturados y asesinados. La vida cotidiana del pueblo está destruida”.
Sus interpretaciones “a capella” la han hecho famosa y sus canciones evocan las cumbres nevadas de su tierra natal, el viento y el lenguaje de los pájaros.
“Me siento muy afortunada de poder hacer esto, aunque conlleva una difícil forma de vida, siempre viajando para nunca llegar a casa. Pero me gusta cantar con la motivación de inspirar al público”, dice Yungchen Lhamo. Prestando al mundo su bonita voz y su visión expansiva, está completando el destino establecido ante ella. “En el budismo, el ideal es ser útil, contribuir activamente para que las cosas sean mejores”, dice. “Es muy fácil sentarse solo y hablar sobre amor y compasión, pero para introducir eso en tu trabajo ... eso es práctica espiritual”.

1 comentarios:

Gawi dijo...

Que bonito mari, que bonitoooo :-)