LA HILA



Como cada noche, entre las estrellas y la nieve, mis madreñas aprietan el paso camino de la hila. Este invierno toca en la casa de la fuente, su cocina  siempre  huele a ropa limpia y a pan recién hecho.

Casi no queda sitio en el escaño cuando llego, está ocupado por  la sonrisa de dos mozas que a hurtadillas vigilan al hombre joven de recias manos e inocente mirada, que talla una vara de avellano. A su lado, esa madre a la que un argado de nieve le mató un hijo el invierno pasado y que vive para gemir sus penas al oído de quien la quiera escuchar, como la viuda enlutada que se sienta a su lado susurrando  sus interminables oraciones mientras teje con la rueca. El más anciano ríe la gracia de dos rapaces que planean ir a ordeñar unas vacas para hacer una chocolatada.

Las animadas charlas se tornan en susurros cuando resuena en nuestros oídos el canto del cárabo apostado en el corredor. Intercambiamos miradas asustadas y fugaces intentando adivinar quién de los presentes ya no estará mañana.

Fuera, sigue nevando. 

RELATO FUERA DE CONCURSO
Solo lo he colgado para ir abriendo boca, nada más

8 comentarios:

CDG dijo...

Pues para ser para abrir la boca, nos de la deja abierta, sí.
Un abrazo.

Elena Casero en Veges tú dijo...

Es muy hermoso, apañera y muy bien escrito, con esa prosa poética. Mejor que sea fuera de concurso.

Muchos besos, espero que estés bien. Hace tiempo que no sé nada de ti.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Chica, para ser fuera de concurso es muy bonito, no quiero pensar como será el que mandes a concursar.
Besicos muchos.

Miguelángel Flores dijo...

Qué gusto, Espe, que ambiente más bien dibujado. Y ahora me voy a buscar unas palabrillas que se me han quedao ahí atravesás en el cerebro.

Un abrazo.

PD. Fuera de concurso, por qué?

ESPERANZA dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Yo no participo porque estoy en la organización del concurso.

Yo recibo los relatos y se los mando a los jurados, sin el nombre del autor, para que no haya interferencia alguna en su valoración.

La verdad es que no he podido "de soportar" la tentación de escribir un relato sobre el tema.

Un abrazo.

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, ¡Qué preciosa la estampa que dibujan tus palabras! Es tan visual que hasta tengo frío por esa nieve que sigue cayendo. Ahora ya sé hasta donde deben llegar los relatos de esta edición para optar al premio.

Un abrazo, Escritora.

Rosa dijo...

Menos mal que no concursas Esperanza... Y como dice Miguelángel voy a buscar un par de palabras.

Besos desde el aire

Elisa dijo...

Esperanza, compañera de fatigas, te dejé un regalito en el blog.