LA COARTADA



-Ándate con ojo, zagal, que merodea el lobo– le advirtió el labriego señalando el rebaño de ovejas. Un brillo especial surgió en su mirada; entre balidos y confusión cayó la primera;  excitado por el olor de la sangre, vino la segunda, las demás fueron pan comido. A lo lejos, el lobo asustado contemplaba la escena detras de un árbol.


9 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Que bueno, Esperanza!

Un micro que encierra instintos escondidos.

Abrazos,

Gloria dijo...

Se pude escribir más grande pero no más claro, estamos rodeados de lobos con un hambre voraz que comen y comen sin contemplaciones.
Manera sutil para describir lo que acontece cada día.
Besos Esperanza.

Sara Lew dijo...

Muy bueno, Esperanza. El auténtico "lobo" suele ser el que menos te lo esperas. Y está siempre ahí cerca, haciéndose el cordero...
Un abrazo.

Arte Pun dijo...

Hola Esperanza, me ha gustado tu microcuento. No es para menos que los lobos reales estén asustados, no deben comprender nada.

Gracias, un abrazo

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, el cuento al revés o el influjo de la luna es como se explica el desenlace de este relato, donde nada es lo que parece y todo acaba teniendo sentido.

Esta frasecita a mí me inspiró poco, pero ya veo que a ti te cundió.

Un abrazo fuerte, Escritora.

PD: La VIII Microjustas han arrancado hoy.

Elena Casero en Veges tú dijo...

Eso es darle la vuelta a la tuerca, pobre lobo.
es normal que esté asustado.

Me ha gustado mucho el cuento.

Besos, compañera

Rosa dijo...

Qué buenísimo Esperanza!!!
Cuidado lobos que llegan los pastores!!!

Besos desde el aire

Yolanda Almansa dijo...

Me ha gustado tu forma de darle la vuelta a la historia.
Yo prefiero verlo como un cuento original.

Un saludo.

Juglar dijo...

Muy bueno, Esperanza.
Nunca sabemos dónde está el verdadero lobo.
¡Estupendo micro!
Un abrazo.