QUISIERA CONTARTE

Quisiera contarte que nací en el seno de una familia humilde tirando a media, o media tirando a humilde, como prefieras, en el Madrid de los años 60, dentro de una España muy diferente a la que tenemos ahora.


Quisiera contarte que recibí una educación religiosa a la antigua usanza y con ella todos los aderezos, prohibiciones y dogmas que la acompañaban. Todavía hoy sigo soltando su lastre por las esquinas.

Quisiera contarte que de mi padre heredé el don de la palabra. El me enseñó a ser una persona íntegra y a moverme por la vida con la dignidad que te da el actuar conforme a los dictados de tu conciencia. Todavía siento el dolor de su pérdida.

Quisiera contarte que de mi madre aprendo día a día el valor de la generosidad y de la entrega desinteresada. Ella me desveló el secreto de cómo sacar el mejor partido a las distintas peripecias que la vida nos pone delante.

Quisiera contarte que hace más de dos décadas el amor llamó a mi puerta, se instaló en mi casa, y se ha convertido en el fiel compañero que llena de luz mi existencia.

Quisiera contarte que mi oficio me proporciona grandes alegrías, pero también amargos sinsabores. No olvido, no obstante, la gran fortuna que supone ganarse la vida haciendo lo que a uno le gusta.

Quisiera contarte que la emoción más intensa que recuerdo fue la mirada de mi hija nada más nacer y la sensación de tenerla entre mis brazos.

Quisiera contarte que aún conservo la llama rebelde de mi juventud, que se enciende ante las injusticias con la misma fuerza que entonces.

Quisiera contarte que el cielo habita en la sonrisa de mi hijo y en el brillo de sus ojos.

Quisiera contarte que cada día que pasa, me importa más lo que siento por dentro que lo que vivo por fuera.

Quisiera contarte que te he contado trocitos de mi vida en un cuento, en el que por descontado, no cuento ni la mitad de lo que te contaría, si de contar se tratara la historia de mi vida.

2 comentarios:

Gawi dijo...

Eres , además, un ser de luz. Y muchas cosas más...
Es una gran fortuna haberte conocido.
Y doy gracias a la Vida que pone en mi camino a gente como tú.

ESPERANZA dijo...

gracias Reina, el agradecimiento es mutuo.