ASAMBLEA DE MUJERES




Luego, si se fijan, acaban arrancando esa hilacha de su pantalón, pero siguen llevando la camisa mal abotonada; se dejan al niño olvidado junto al carro del hipermercado; y el peligro se dispara en sus ojos cuando les preguntamos:¿Qué tal estoy?- y buscan una señal que les revele si nos hemos cambiado el color del pelo o comprado un nuevo modelito. Así son ellos, los humanos y lo que tenemos que decidir, compañeras, es si nos los quedamos o los sustituimos por androides, que no fallan nunca. El caso es que da pena ¿verdad?, son tan disparatadamente tiernos...



6 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Pues muy original. Por la parte que me toca celebro que en ese final nos hayas dejado un hilo de esperanza y es que llámame optimista, pero creo que no nos sustituiréis por androides XD. Lo del "qué tal estoy" es buenísimo. Un abrazo enorme y felices vacaciones ReC. :)

ESPERANZA dijo...

Juan Antonio, he de confesarte que ese ¿qué tal estoy? lo he practicado yo muchas veces con mi santo,una pequeña maldad, sin duda, pero muy divertida.

Felicidades por tu santo. Un abrazo,

Miguel jiménez salvador dijo...

Qué sería de nosotros sin las pequeñas maldades, je je.
);-P
Abrazos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Es muy bueno tu micro y a la vez, muy simpático. En fin, esperemos que no haya que llegar a decisiones drásticas.
Besicos muchos.

Gloria dijo...

Original rayando lo excéntrico.
Una cosa como esta no son capaces los androides de elaborarla.
Besos humanos.

Elena Casero dijo...

bueno, pues habrá que pensar en esa posibilidad, compañera.

Muy ocurrente el micro, buen ejercicio de imaginación

Un abrazo