MIRANDO ATRAS





Algunas canciones tienen el don de hacerme viajar en el tiempo y revivir lo que fui y ya no soy. Me ha hecho sentirme más joven ahora que cuando la escuché por primera vez hace muuuuchos años. Entonces estaba demasiado preocupada en no equivocarme de camino y en controlar mi vida. Ahora ya sé que cada cual hace su sendero  y que muy poquitas son las cosas sobre las que yo tenga el control.

 He aprendido a convivir pacíficamente con el vértigo de la incertidumbre  y a disfrutar de los instantes que se me presentan porque sé que los que dejo pasar ya no vuelven.

Esta canción hace crujir mis recuerdos, afina mis sentidos  y me hace volar a los 17 años para volver rápidamente, no sea que se me escape el momento presente, lo único que soy.   


9 comentarios:

Elena Casero dijo...

madre mía cuántas cosas me has hecho recordar.

yo tenía unos años más, pero eso tampoco importa mucho.

Un abrazo muy grande

Rosa dijo...

Me uno a tus palabras y a ese capear el mar de incertidumbres donde navegamos...Gracias por traer a mi memoria esta canción.

Besos desde el aire

Anna Jorba Ricart dijo...

La canción también me trae recuerdos a mi...aunque no volvería a esa edad, con los años dicen que el buen vino mejora...y yo que tengo ya muchos, estoy en ello..
Recibe mi saludo.

Su dijo...

Preciosa... Ya hemos vivido el pasado, ahora toca vivir y disfrutar el presente.

Abrazos

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, no conocía esta canción pero me parece preciosa por la letra que nos muestra. Todo tiempo pasado dicen que fue mejor, pero yo creo que a esa frase le falta: siempre detrás de lo que estamos viviendo.

Un abrazo Escritora.

AtHeNeA dijo...

Bella reflexión para acompañar a una bonita canción.

saludos desde isla de luz
(/&/)

AtHeNeA dijo...

Bella reflexión para acompañar a una bonita canción.

saludos desde isla de luz
(/&/)

Mar Horno dijo...

Preciosa canción. Yo cada vez me dejo llevar más por la nostalgia de la que fui. Pero leyendo el último párrafo de tu entrada, me lo quedo. Mi presente, es lo único que soy. Eres una sabia. Un beso.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Hoy me has lanzado directamente a mis 17, Esperanza; que es cuando -más o menos- sonaba esta canción. A esa edad me marché de casa por primera vez, cambiando de país, de continente y de forma de vida. La Negra Sosa era una de mis compañeras de viaje, con Serrat, con Zitarrosa, y con tantos otros, como Sui Generis.

La experiencia no estuvo mal, pero no cambio mi felicidad presente.

Un abrazo,