¡¡¡ HASTA SIEMPRE !!!


Nunca antes la cancha estuvo tan vacía. Nunca antes se respiró tanto dolor en ella. Diego se fue, no sin antes, luchar como nos tenía acostumbrados, aunque esta vez si que le fue la vida en ello.

Pasos: los que les llevaron a hacer entre todos, poco a poco, un gran equipo. Dobles: los lazos que se fueron creando entre ellos a fuerza de entrenar y crecer juntos. Falta antideportiva al destino que se saltó las reglas del juego y técnica para la parca que se lo llevó cuando aún le quedaban muchos partidos por jugar.

No hay consuelo cuando no hay remedio, pero nos dejó su recuerdo y seguirá estando entre nosotros porque siempre ocupará un sitio en nuestros corazones.


Hoy la canasta llora su pérdida, el balón siente su ausencia y su equipo le busca mirando al cielo para decirle:


¡¡¡ Hasta Siempre, Diego !!!

7 comentarios:

Familia Cañaveras dijo...

Ojala nunca hubieras tenido que escribir esta preciosa carta, pero como tú bien nos dices estará entre nosotros y en nuestros pensamientos, hoy todos le decimos ¡Hasta Siempre Diego!

Petri dijo...

Esperanza, con máximo respeto y cariño, me uno y me sumo a tu emotivo ¡¡¡HASTA SIEMPRE!!!

Qué tremendo, terrible, temido y amargo debe ser el sufrimiento por la pérdida de un hijo en plena edad de la inocencia.

Qué zozobra y desaliento debe producir cada despertar cuando acecha la parca y no está en tus manos el remedio.

Contemplamos el atardecer, que hoy se ha vestido de un aplacible tornazulado, y tenemos la sensación de que juegas al escondite con las nubes. Diego, has sido un gran luchador y ahora gozas ya de un plácido y angelical descanso. ¡Hasta Siempre, Diego!

Mercedes dijo...

Esperanza, quisiera acompañarte en tu cariñosa y emotiva dedicatoria a Diego ,dirigiéndome a él a través de unas sencillas líneas .

"Diego.....Te fuiste recordando a tus amigos ; pensando en cada momento en tu deporte ... El baloncesto te dió fuerzas para luchar hasta el final,soñabas con recuperarte enseguida e incorporarte ,con esa gran energía que demostrabas, al juego, con tus compañeros. Tu espíritu ganador permanecerá intacto en el equipo, en cada entrenamiento , en cada partido... y quedará impregnado entre nosotros.
Por eso ahora te decimos:
¡¡¡Hasta Siempre ,Diego!!!

Pedro dijo...

Hasta siempre Pitufo

Somos como jugamos; Diego era fuerte, arriesgado y un poquito chupón, pues ansiaba llegar a la canasta, la victoria nuestra victoria, la del equipo, la de los padres que chupamos banda y frio con la alegría de ver jugar a nuestros pitufos en esas canchas tan particulares como la del Padre Piquer.

He dicho Pitufos, porque así llamaba muchas veces Tomas a Diego, siempre los recordare en la cancha Tomas gritándole y corrigiéndole la jugada ¡¡¡ese gancho ha sido un churro Diego!!! , él subía a defender mirando a su padre con cara de no entender nada y una media sonrisa de pillo, ¡¡¡ Jo Papa, ha sido canasta!!!.

Allá donde este jugado, mete un churrito por nosotros.

Lola dijo...

Esperanza, tienes el don de expresar sentimientos tan profundos con tus palabras.
El final del camino es el mismo para todos, pero cuando este final llega tan pronto, nos deja a todos consternados.
Diego, dejas un hueco en el baquillo y en la vida y ocupas otro en nuestros corazones.
Tu fuerza y tus ganas de luchar son un ejemplo para todos nosotros.
Yo también te digo, ¡¡HASTA SIEMPRE DIEGO!!

Emilia dijo...

Ahora, solo puedo dar las gracias por recordar (¡¡y de qué manera!!) a mi Pitufo.

Alba dijo...

Hola, soy la hermana de Elena y lo primero quiero decir que me has hecho llorar Esperanza, nunca había leído unas palabras tan preciosas hacia alguien.

A mí también me gustaría despedirme de Diego, así que allá va…

Yo a Diego le conocí gracias a mi hermana, y por ello le tengo que dar las gracias. Siempre le recordaré como ese chico casi tan alto como yo (aunque le sacará 8 años ^^) moreno, con pecas y con esa sonrisa picarona por la que se le caracterizaba...A mi Tata siempre la vacilaba con que de mayores acabarían siendo novios, porque estaba coladito por sus huesos y que ella acabaría loquita por los suyos…es una pena que no llegue a ser mi cuñado. No os imagináis la rabia que me da no poder estar allí el viernes con todos vosotros.

Un beso Diego, ¡¡hasta siempre!!