PEQUEÑAS ALEGRÍAS

Esta vez no pudo ser, me quedé con las ganas de estar en la Quedada de Santiago, por eso quise estar presente de alguna manera participando en el concurso del Ayuntamiento de Betanzos en la categoría de "No Asistentes" y las meigas se pusieron de mi lado y me alcé con la victoria. Son esas pequeñas alegrías que te animan a seguir juntando letras para contar historias. A partir de esta foto,  incluyendo la palabra "ochocientos" conmemorando los 800 años de esta villa gallega, un relato sobre uno de mis temas favoritos: el paso del tiempo. Espero que os guste. 

  
Tempus fugit
Maruxa fue un regalo tardío e inesperado para unos padres en edad de malcriar nietos. Ya de niña apuntaba maneras y cuando pasaba por delante de los relojes del Parque del Pasatiempo caía en trance. Creció a la vez que su atracción hacia esas 41 esferas que consiguió parar atrapando el tiempo que señalaban con sus agujas. Los primeros minutos que rescató se los regaló a una señora que pasaba por ahí. Enseguida se corrió la voz y pronto había más de ochocientas personas en la cola, en busca de horas, días e incluso años qué inyectar a sus apretadas vidas. La Parca también esperaba su turno para llevarse a Maruxa porque había usurpado un oficio de dioses y ella, que fue regalo tardío, inesperado y breve para sus padres, solo pudo ofrecerles los segundos que quedaron prendidos entre sus dedos para decirles adiós.

4 comentarios:

Jose dijo...

Felicidades por el premio, Esperanza, y gracias por compartirlo con nosotros.
Precioso y evocador relato. Quisiera ponerme también a la cola, abusando de la generosidad de Maruxa.......
Lo de los segundos prendidos entre sus dedos mientras decía adiós......mmmmmm.....

Un beso.
Jose.

Yolanda dijo...

Yo me inspiré también en los relojes, mi protagonista tenía un reloj que iba perdiendo las horas a la vez que él perdía la vida, pero la verdad que no está tan bien contado, con esa maestría tuya.
Felicidades.

ESPERANZA dijo...

Gracias Jose, pues no te recomiendo que te pongas a la cola, a ver si en una de estas, te encuentras a la Parca como Maruxa y la liamos. Jejeje.
Un beso

ESPERANZA dijo...

Gracias Yolanda, el paso del tiempo es un tema muy inspirador para mí. Seguro que tu relato era estupendo también, y de maestría...la tuya.
Un beso